x

7/06/2017

¿El futuro tiene el corazón antiguo?

Yo nunca sé lo que escribiré mañana, y cuando pienso en ello recuerdo a Onetti. Le doy la vuelta al libro que esté leyendo en ese momento y le doy la razón, porque nadie tendría interés en escribir si supiera de antemano lo que va a pasar en sus cuentos. Existe una frontera entre lo que uno lee, vive, imagina o sueña, y suele ser una línea divisoria tan fina como los recuerdos que nos quedarán cuando seamos viejos y queden lejos las horas que vivimos hoy.