x

11/07/2016

Días infinitos mientras duran

Mayoral nos habla siempre de Chaves Nogales y lo hace con el brillo en los ojos de quien admira con fervor a otro. Todos nos solemos reír porque tiene su gracia, pero creo que en ello podemos encontrar la raíz de lo que significa la palabra vocación. Sentir auténtica devoción por aquello a lo que pretendes dedicar toda tu vida. Tan aplicable al ámbito estudiantil, como profesional, como sentimental.
Estos últimos tiempos están siendo realmente interesante a muchos niveles porque está cambiando algo en el aire que me lleva de lunes a domingo. Un aire que huele cada vez mejor, cada vez más vivo. Un aire que me hace darme cuenta de que la vida a los veintitrés años puede (y debe) llegar a ser no sólo una época que te haga disfrutar del presente y de tu juventud sin nostalgia o culpabilidades a cuestas, sino también algo en lo que merezca la pena trabajar. Algo que nos permita desayunar con flores en la cabeza, en el cerebro y en el jodido corazón.