x

10/24/2016

Música para camaleones, por Truman Capote


“La interrupción se debió a que yo estaba pasando un momento terrible, atravesaba una crisis creativa y personal al mismo tiempo. Alteró mi concepción general de la Literatura: del Arte y de la Vida, el equilibrio entre ambos y mi comprensión de la diferencia entre lo verdadero y lo realmente verdadero. Por empezar, creo que la mayoría de los escritores, incluso los mejores, recargan las tintas. Descubrí que mi estilo se volvía demasiado denso, que me llevaba tres páginas conseguir efectos que debería lograr en un solo párrafo. Me di cuenta de que, hasta en las mejores partes, trabajaba con la mitad, e incluso un tercio, de las posibilidades que tenía. Un escritor debía tener a su disposición, sobre su paleta, todos los colores, todas las habilidades para poder combinar y, cuando fuera apropiado, aplicar simultáneamente. La pregunta era: ¿Cómo?''