x

7/18/2016

times goes by, so slowly

pero yo no quiero banalizar mi historia, ni la rutina, ni este verano- le dije. echar de menos también es una forma de banalizar la experiencia. ocurre que hay muchas cosas que nunca se podrán repetir, incluso aunque lo intentásemos, aunque pusiésemos toda nuestra voluntad, todas nuestras ganas. aunque volviésemos a reproducir las mismas personas, el mismo lugar, las mismas formas e incluso la misma emoción. porque pese a todo lo que nunca podríamos recrear sería el mismo tiempo. el tiempo es un cabroncete, se nos escapa. se larga con nuestros recuerdos, nuestras historias, nuestra nostalgia. el tiempo es el arma más letal, es quien mantiene las épocas separadas, lo que evita reproducir una vida en círculos cerrados. es quien nos borra del mapa, quien nos reubica. es lo que nos incita a seguir, aún a sabiendas de que ciertas sensaciones ya nunca volverán de la misma forma. el tiempo es un cabroncete pero también es nuestro mejor aliado, el punto clave para seguir avanzando, para reinventarnos y superarnos a nosotros mismos. para seguir creciendo, pese a todo. (et voilà) (c'est la vie)