x

7/26/2016

desayunando noodles a las 10 de la mañana

puede que whitehead tuviese razón cuando dijo que el principal error de la filosofía es la exageración, pero en ese defecto reside su virtud. de hecho en la raíz de ciertas carencias se encuentran las verdaderas cualidades.
hay una secuencia de una serie catalana que me hizo recordar esto, justo cuando el personaje de alex hace los pros y contras de las dos chicas con las que tiene que quedarse. es un ejercicio más destacable a nivel vital que a nivel cinematográfico, porque es más real que ficticio. toda la lógica del mundo le empuja a quedarse con la chica A, la que cumple con los requisitos establecidos como positivos y fáciles...pero él se queda con la chica B, la que conlleva toda una serie de complicaciones que jamás tendría con la primera. ¿en qué falla la A, cabría preguntarse? sencillamente en que nunca será la B. l'amour... aunque en realidad esto se aplica a muchos otros espacios -laborales, sociales, sentimentales. al final uno tiene que elegir continuamente. lo que yo no sabía hasta ahora es que se puede encontrar un punto medio.  ¿te das cuenta? al final no se trata tanto de perseguir un ideal utópico o de conformarse, sino de equilibrar la balanza. y yo descubro ahora que es posible un equilibrio medio, siendo esto algo rotundamente nuevo para mí.
 
desayunando noodles esta mañana, sentada en la encimera de la cocina, no paraba de darle vueltas a esta idea...y me di cuenta de que todo esto también me recordaba a la última escena de annie hall. aquella donde el tipo que va al psiquiatra se queja de tener un hermano loco convencido de ser una gallina; pero cuando el doctor le dice que porqué no le ingresa en el manicomio éste le responde que no puede, que necesita los huevos. al final las relaciones humanas son un embrollo tremendo, planetas emocionales donde se mezclan todo tipo de ideas irracionales. son complicadas, arduas y enrevesadas, pero las seguimos manteniendo porque necesitamos los huevos.