x

1/29/2015

you are a novel in a sea of magazines

La sangre me bombea en el pecho y rebota en mis pestañas. es un líquido espeso y grumoso, un líquido que no huele a nada, que no siente nada, que no busca nada. un jodido fluido que se limita a correr por mis venas a sus anchas, como quien repite el camino de vuelta a casa o se dirige a la facultad un lunes cualquiera. ayer me acordé de ti y me pregunté si seguiríamos entendiéndonos, como en mi primer invierno lejos de casa. Seguro que sí, aunque ahora yo esté muerta y tú demasiado lejos. me acordé porque entré en el puto bar y reventaron las pocas luces del lugar y se fundieron los plomos y te juro que yo me quise morir por dentro y por fuera y por los lados, y me dolía el pecho y me bailaban los tobillos y de pronto se acercó y entonces lo noté. Cemento bajo mis pies, barro de tequila ardiendo por mis insulsas venas. Y ahí es cuando hablé con ella y recordé que en realidad sólo estaba pidiéndote que la duchases y la llevaras a un bar distinto. pero nunca llegaste y ahora sus piernas son de chicle y siente la arena colándose por la traquea, sus labios curtidos y los brazos de plomo. 
me preguntaba donde estabas, con quién y por qué no llamaste. que te ha echado de menos todo este tiempo, que ojalá supieras cuánto. y que no tiene frío, que de veras no es culpa del tiempo, pero qué predecible, ahora quedan muchas mañanas sin sol para volver a escribirse.

1/23/2015

A propósito del vino blanco, y seco

Yo tampoco sabía que hubiera que molestarse tanto para ser hedonista. Caminábamos por la ciudad de puntillas porque éramos nocturnos. A ti te gustaban las luces de las farolas, y yo me reconocía en su tacto azul, en su reflejo añil. La confusión siempre tendrá más adeptos que el estudio de tus propios retos. Tengo los pies fríos y la cabeza caliente, es la historia de siempre. me pregunto si detrás de tanta poesía podrá llegar a existir algo tangible, un líquido seco, un tortazo a tiempo. Tengo hambre y tengo sed, y sólo se me ocurre romper las paredes y perecer. El bucle infinito del pozo actual desayuna conmigo cada mañana, como si hasta él supiese qué coño hacemos aún pegados y fingiendo ligar. Lo vigente se está dando de golpes con lo arcaico, y yo no sirvo ni para alejarles. me reconozco en los ojos miel, en los otoños pasados y en las viejas retinas. estoy cambiando; y me crispa no poder contestar a lo evidente, pero es que sólo tengo veintiún años. veintiún años y muchas noches sin sueño.

1/12/2015

Enero y pesimismo del señor allen

''Naces, no sabes por qué naces, vives un número de años, impredeciblemente, puedes morir en cualquier momento, puedes morir a los 5 o a los 15 o a los 50. vivimos en un mundo que no tiene sentido, ni propósito. Las preguntas importantes no tienen respuesta. ¿Porqué estamos aquí? ¿Qué estamos haciendo aquí? ¿De qué va esto? ¿porqué morimos, porqué es importante que envejezcamos? ¿Qué significa la vida? Y si no significa nada ¿de qué sirve? Ésas son las grandes cuestiones que nos vuelven locos, no tienen respuesta, y uno tiene que olvidarse de ellas y seguir adelante''

1/11/2015

«Sos de un romanticismo inaguantable», se pensaba Oliveira

Ésto es un manifiesto contra mi propia incredulidad.
''justo porque lo natural es que las zarzas desgarren la piel he procedido a atravesarlas.
evita las zarzas- te dicen.
No se vive evitando las zarzas''



1/08/2015

como grabar en Super 8, aún sin tener ni idea

Como la morriña de estar en casa, pero sin tener casa. como aquellas noches en las que estás muerta de cansancio, pero con insomnio. como esa costra en la pierna que te gusta acariciar. como esa persona que odias, pero admiras. como los buenos recuerdos, que te afectan con demasiada nostalgia. como esos mañana que ya fueron ayer demasiadas veces. como el proyecto que logras tener en la cabeza pero no en el papel. como aquellas victorias con las que saliste perdiendo. como una fiesta inolvidable, de la que casi no recuerdas nada. como querer re-escribir un libro que ya lleva tiempo comenzado. como querer comer, pero sin hambre alguna. Como arder por dentro, pero sólo echar humo. 

pura impotencia, y una infinita tristeza resignada. casi igual que una canción de los Planetas.