x

9/11/2014

busca a tu complementario, que marcha siempre contigo y suele ser tu contrario (a.machado)

la malas costumbres nunca mueren, como hacer las maletas a pocas horas del viaje,  comenzar a estudiar el día de antes o echarte irremediablemente de menos aún a sabiendas de que andas en el sur italiano ahora mismo, a miles de kilómetros de mí. la memoria y las madrugadas son traicioneras. porque es por las noches cuando más me faltas. a ocho horas de subirme a un tren hacia barcelona pienso en todo lo pasado. la guerra comenzando desde la primera noche, los inicios de estampidas ilógicas en la mensa o el supermercado, los preámbulos de odiarnos mutuamente. la primera noche en el domani, la primera de mil posteriores...me pregunto, aún a estas alturas, cómo le pudimos coger tanto cariño a ese bar tan pequeño. me vienen mil imágenes si echo la vista atrás. el día de nápoles, la vuelta a casa. el bolso en el árbol, un eterno invierno congelado, el diciembre más frío de mis veinte años. la pancarta hacia roma que nunca llegamos a usar, los encierros en via laspro, la pérdida total y completa de la noción del tiempo, tú de cocinero, la camiseta gris de la bola de billar, la primera noche y el primer despertar, el balcón, las canciones de quique, wally cantando a grito pelado, olvidarnos de la universidad casi por completo, bellota de peque, tus intentos de hablar francés, las asquerosas peroni y las ricas tennents, mis cuatrocientasmil liadas en noches blancas, cero recuerdos, despertares en los que yo siempre perdía algo. y tú siempre ahí, tú y tu calma, tú y tu seguridad, cómo te envidiaba. y recuerdo que te miraba, aún hoy lo hago, preguntándome si existiría un tipo de destino, o algo que se le parezca, para hacer que dos personas como tú y yo estuviésemos viviendo eso en una ciudad perdida del sur de italia; y no encontraba respuesta; si acaso pura incomprensión, algo de sorpresa, pero cero explicación. no sé ni como describir estos meses pasados..un año de rompernos en mil y recomponernos continuamente. de estar en lo más bajo y pasar a lo más alto en cuestión de días, de vivir en un auténtico huracán emocional. yo comprendí eso de que no sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte se vuelve tu única opción. también comprendí que haya gente que se muera de pena, que a lo hecho pecho y que por más que me empeñara el tiempo no sólo no vuelve, sino que vuela.
a ocho horas de volver a barcelona, de comenzar el curso, de darme cuenta de que ya estamos en septiembre y se reinicia todo me da por pensar que si pudiera volver hacia atrás repetiría mil veces lo que hemos vivido. incluido lo malo, porque es lo que nos ha permitido llegar adonde estamos ahora y seguir creciendo juntos.
yo estoy segura de muy pocas cosas, pero si algo tengo claro es que conocerte, amore, es de las cosas más bonitas que me han pasado en la vida
te quiero adri, te quiero con todo mi corazón