x

4/16/2014

inés y la alegría

''de parte de aquel amor dificilísimo que florecía en el desierto desolado y áspero de una derrota interminable como una garantía de que la vida seguía existiendo, de que existiría el futuro por ahí en alguna parte mientras ellos siguieran encontrándose en el bosque. hay que joderse con el romanticismo, protestaba el lobo, y tenía razón. todos estábamos incumpliendo las reglas, habíamos tejido una red muy frágil y una debilidad de cualquiera de sus miembros repercutiría en el conjunto. así eran las cosas y todos lo sabíamos pero más nos importaba que siguieran existiendo los besos en la boca. eso nos importaba más que comer. (..) él la veía balancearse o arreglarse la cinturilla de la falda y cayeran o no fusiles del cielo se iba derecho a ella, la abrazaba y después de mirarla un momento como si nunca antes lo hubiera hecho, la besaba en la boca para que todos sonriéramos a la vez, como si acabáramos de acordarnos de que nosotros también seguíamos teniendo labios, lengua, dientes.''