x

10/07/2013

la flaqueza del bolchevique (o cómo redescubrir lo que dijiste)

'Era lunes, y como todos los lunes el alma me pesaba ahí mismo, abajo del saquito de los cojones. Aquel lunes empezaba con la misma mierda de todos los lunes, y en la radio había cinco gilipollas que hablaban de lo que habían dicho otros cinco gilipollas que hablaban para que al día siguiente otros cinco gilipollas hablaran de lo que estos gilipollas habían dicho. Insoportable. Así que decidí poner la única cosa en el mundo que me relaja, que es como decir que me impide pensar.''