x

9/16/2013

Lunes que parecen martes

Se rompió el hilo que nos vió crecer en las lunas más grandes de antaño. Los cristales lloran de pena y mi puerta te echa de menos. los abedules siguen en el mismo lugar, el tiempo en otra galaxia, yo qué sé, puede que sea un lugar verde-porqué no- donde las hojas nunca se caen, el sol brilla siempre y nadie sabe con certeza el color de las suelas de sus zapatos. el sabor dulzón de la tierra dorada sigue en el aire, como si fuese ayer, como si fuésemos hoy, como si no hubiesen pasado mil siglos desde la última lluvia.
tus ojos siguen aquí, los besos en la colcha de mi cuarto, los libros en la pared y una música inherente al techo azul. pero no son tus yemas frías junto a las mías, ni el olor del mar, ni las canciones rebotando en el pecho o las mañanas de sal. el cielo sigue aquí, pero las noches han dejado de congelarse. deben de mirarnos burlonas, deben de pensar que nosé, tal vez ni yo misma sepa con certeza el color de la suela de mis zapatos.