x

7/05/2013

Apología del hedonismo

La sangre te bombea en el pecho y rebota en mis pestañas. es un líquido espeso y grumoso, un litro de salitre que huele a mar, que brilla fuerte, que nos quiere despiertos y arrasa con todo. porque son tus ganas que se limitan a correr por mis venas a sus hanchas, que van sin límites y corren sin frenos, que se mueren de sed y reviven a la vez. son tus ganas las que hablan de cielos enfermos y ríos de flores. Es el verano, y sus mañanas verdes. es mi piel dorada, tu sangre salada, los besos y las noches de bailes. es el verano y sus mil lunas calientes, los brazos de hierro, mis piernas cantantes. 
la sangre me bombea en el pecho y rebota en tus pestañas. nos brillan los ojos y el corazón arde. y madrid es un horno que nos va a matar del calor, pero no hay horno más bonito, ni mejor muerte posible.