x

6/14/2013

la historia se escribe en hojas desordenadas

lorenzo Silva dice que los jóvenes somos siempre la carne de cañón de los conflictos. en su libro ''niños feroces'' aparece Lázaro, estudiante madrileño loco por la lectura y aficionado a escribir. Lázaro, y con él el prototipo de un chico de veintitrés años a rastras, esperando terminar su carrera ''con un par de bostezos más''. Aparece Lázaro y con él aparecemos todos. y hablo en plural porque Silva nos presenta las protestas de Sol, la guerra de libia, la división azul de rusia y hasta una primavera en el berlín de la segunda guerra mundial. saca de su cabeza mil historias enredadas para congelarnos en el papel a todos nosotros, que sin buscarlo nos vemos reflejados en un pirado que se ve incapaz de afrontar un relato largo. 
(....)
y entonces hasta a tí te resulta cercano, y el resto sentimos que no estamos tan lejos de las luchas que aparecen en él, ni de los amores desesperados, ni de las ideas a prueba de balas, ni siquiera del batido histórico que presenta. y de pronto hasta nos entran ganas de escribir nuestra propia novela.
Lo jodido es que esta explosión sólo dura unas horas, las mismas que tardan los sueños en acoplarse al conformismo, 
que al final-y sin saber muy bien cómo- se casa con la pereza. y a la mañana siguiente se cobran sus propios suspensos, para quedarse en eso, en poco más de cien folios impresos.