x

5/01/2013

we love to boogie

Y..--intervengo yo--, ya sé que esta pregunta es difícil de contestar, pero, más o menos, ¿con cuántas posibilidades contamos?--A esa pregunta no le puedo contestar --me responde el médico joven--. Nunca se puede contestar. Aquí las cosas dan muchas vueltas. Llegan pacientes con un cuadro muy simple, que a primera vista no es mortal, y de la noche a la mañana la cosa se complica y fallecen, mientras que entran otros por los que nadie apuesta y acaban saliendo adelante. Nosotros aquí estamos muy acostumbrados a ver milagros.
--Pero es que la vida en sí misma es un milagro --añade el médico viejo--. Un milagro en equilibrio.