x

5/27/2013

Nous avons toute la vie pour nous amuser, nous avons toute la mort pour nous reposer (Georges M)

esta mañana llegué a barna con la cabeza echando humo después de siete interminables horas nocturnas en un autobús en las que no pude pegar ojo. cuando me bajé en sants aún estaba dándole vueltas a lo complicado que puede resultar todo y lo jodido que resulta ser sensata en situaciones en las cuáles lo último que me apetecería es cumplir como tal. iba tan absorta que ni siquiera reparé en que se estaba montando un corrillo de gente agitada. y sólo fue cuando me acerqué que ví a una señora mayor que se había caído redonda al suelo por un infarto. y entonces pensé que en setenta años lo más normal es que la mayoría de nosotros estemos criando malvas. y que en veinte años lo último que querré será ver que perdí tiempo en una tontería y rehuí lo que tenía en frente por un capricho sin fundamento. y que no tiene sentido amargarse sin motivo. que la primavera me sigue pareciendo cinematográfica y me sigue emocionando, que el nuevo video de estrella damm ha salido y el verano está a la vuelta de la esquina. que las noches se alargarán cada vez más y llegarán las hogueras en la playa, las cervezas nocturnas, las charlas por el barrio gótico, las tardes de filmo en el raval, los vinachos en plaza del sol y los desayunos a deshoras. que mi piel volverá a adquirir el dorado de cada año, y volveremos a iniciar las carreras hasta la arena, los sushis matineros y volverán los zumos de colores y con ellos las colchonetas que usaremos para ''estudiar'' en el mar. que le añadiremos un skate viejo y ya será la guinda del pastel. Y que para qué engañarnos, yo sigo creyendo que (pese a todo) resulta emocionante vivir con un corazón que está mal de la cabeza. y que el amor propio es una de las pocas cosas que no podemos tirar por la borda.
(porcierto espero que la señora no esté criando malvas..)