x

3/29/2013

gacetilla de viernes santo

Los artistas manqués me provocan ternura. quizás por añorar algo que nunca tuvieron, quizás por esperar algo que no llegará. tal vez por confiar en que su presente esté pintando el futuro al que aspiran o simplemente por concebir una utopía, por trazar un humo en el aire que adoran presentar como realidad. son gente que me atrae porque sin darse cuenta están trazando la mejor de las rutinas cargándose lo establecido. me provocan ternura porque son la base de lo que alimenta las bulliciosas calles nocturnas madrileñas, son las crónicas que pintan de color las avenidas y tiñen de vida cada esquina. es como si estuviesen situados ahí expresamente, casi como si les hubiesen plantado en mitad del rodaje de cualquier película de la época. 
me gustan porque representan el retrato de la generación del siglo veintiuno. Un cuadro apasionado, agitado, inquieto, turbulento, ruidoso e intrépido. 
el lienzo de los artistas manqués. (ya sabes, una cinta de mil vidas)