x

1/23/2013

Sabéis esos caleidoscopios de mil colores y formas a los que dándoles vueltas puedes conseguir imágenes infinitas y dimensiones desconocidas? creo que eso es en lo que se ha convertido el set de rodaje actual. es como si todo me resultase gracioso, como si de cualquier cosa por mínima que sea me entrasen ganas de reírme a carcajada limpia. Como si todo me pareciese una comedia de la edad moderna, como si estuviese viviendo en los años dorados de un musical de minnelli. El otro día nos encontramos con los mismos músicos del piano en mitad de la calle, el tipo ido de olla de la boina azul y el otro personaje del tambor, fue como si realmente lo que vendiesen fuera alto voltaje, me vino esa expresión a la cabeza, como belén gopegui en su famoso deseo de ser punk- me imaginé los altavoces enormes de teloneros en conciertos, como todos aquellos que se dejaban las yemas de los dedos por tocar bien en el casal de jóvenes de besòs, como los colores fluorescentes que me ha dado por pegar en la mochila marrón ''de las juergas'' jajjaja. 
todo este panorama me hace tanta gracia porque es como si los poros de la piel se hubiesen puesto todos de acuerdo al tiempo, como las pupilas exageradamente dilatadas o los labios con sabor a naranja o mandarina de por las mañanas o yo qué sé, al menos algo realmente parecido jajjaja
me he dado cuenta de que en este blog hablo continuamente de mí misma, ésto la sabia pilar medina lo llamaría narcisismo pero a saco paco, estoy segura. cambiando de tema, creo realmente que el punto final es lo más jodido en literatura y bueno, en general en cualquier medio artístico. En realidad la astucia intelectual y gracia verbal conserva mucho de eso, o eso dicen o no se cansan de decir. 
yo iba a poner algo como belén gopegui, algo así como que aunque estemos en pleno invierno yo siento que voy en bolas por la vida, que me he largado del pastel y ahora voy con el verano en el cuerpo aunque nieve. Y no sabéis cuánto me gusta