x

1/09/2013

"Me dirijo hacia el centro, dificultosamente entre un viento fuerte y tan frío que escuece, pensando en lo aburridos que son los tiempos que vivimos. Ésa es nuestra tragedia: nadie, salvo explotadores destructivos como Sickboy o sosos oportunistas como Carolyn Pavitt, posee auténtica pasión. Todos los demás están demasiado hundidos en la mierda y la mediocridad que le rodea por todas partes. Durante los ochenta la palabra clave era yo y en los noventa lo último, en el nuevo milenio es aparentar. Todo tiene que ser difuso y con su correspondiente coartada. Antes la enjundia era importante; luego el estilo lo fue todo. Ahora todo consiste en simularlo. Y encima pensar que somos auténticos''

palmeras de martes apático-