x

11/30/2012

la exposición es una buena mentira y a todo el mundo le gusta una buena mentira

 Me gusta guardar fotos en carpetas que sé que nunca subiré y que se quedarán allí durante siglos. son un poco como las cartas que guardo en una caja de zapatos desde que tengo nueve años-puede parecer surrealista pero tengo más de 100 cartas en esa caja. algunas son notitas de clase, otras postales, o letras que me enviaban cuando vivía en parís, o típicas misivas de amor de los doce o trece años. Todo este escondite o secretismo, vete tú a saber, me recuerda un poco a las frases que apunto en los libros que leo, aquellas que apunto en cuadernos que luego se pierden por casa y nunca más vuelvo a ver. O quizás me hace pensar en los textos escritos y guardados en borrador, aquellos que nunca me atrevería a publicar. es verdaderamente parecido a las cosas que nunca se dicen. yo siempre he creído que las cosas que no se dicen suelen ser las más importantes, y a la par las más sorprendentes. ese tipo de cosas que ni siquiera contarías en sueños.
realmente no sé porqué me gusta tener fotos sólo para mí, o guardar cartas de hace años, o releer textos que escribí hace tiempo, o simplemente grabar vídeos que nunca archivaré. Supongo que soy terriblemente nostálgica y necesito tener baúles de recuerdos en un limbo personal. Supongo que es algo parecido al lugar mágico del que hablaba pablo. Al fin y al cabo yo también creo que todos deberíamos tener uno, vivamos en barcelona, en parís, o en cualquier otra ciudad 
mariajo pez.lucía haciéndose la vizca.un luis muy ganja
juana
clara