x

11/30/2012

diciembre a la vuelta de la esquina

No es posible tomar imágenes nítidas cuando hay ideas difusas. ésto lo dijo cierto francés engreído
Claro que seguramente él no estaría a unos díez días de empezar exámenes, sino que estaría en pleno set de rodaje grabando su próxima película

la exposición es una buena mentira y a todo el mundo le gusta una buena mentira

 Me gusta guardar fotos en carpetas que sé que nunca subiré y que se quedarán allí durante siglos. son un poco como las cartas que guardo en una caja de zapatos desde que tengo nueve años-puede parecer surrealista pero tengo más de 100 cartas en esa caja. algunas son notitas de clase, otras postales, o letras que me enviaban cuando vivía en parís, o típicas misivas de amor de los doce o trece años. Todo este escondite o secretismo, vete tú a saber, me recuerda un poco a las frases que apunto en los libros que leo, aquellas que apunto en cuadernos que luego se pierden por casa y nunca más vuelvo a ver. O quizás me hace pensar en los textos escritos y guardados en borrador, aquellos que nunca me atrevería a publicar. es verdaderamente parecido a las cosas que nunca se dicen. yo siempre he creído que las cosas que no se dicen suelen ser las más importantes, y a la par las más sorprendentes. ese tipo de cosas que ni siquiera contarías en sueños.
realmente no sé porqué me gusta tener fotos sólo para mí, o guardar cartas de hace años, o releer textos que escribí hace tiempo, o simplemente grabar vídeos que nunca archivaré. Supongo que soy terriblemente nostálgica y necesito tener baúles de recuerdos en un limbo personal. Supongo que es algo parecido al lugar mágico del que hablaba pablo. Al fin y al cabo yo también creo que todos deberíamos tener uno, vivamos en barcelona, en parís, o en cualquier otra ciudad 
mariajo pez.lucía haciéndose la vizca.un luis muy ganja
juana
clara

11/20/2012

hay una chica que no conozco que escribió sobre el cementerio de besos. y yo he leído su texto a las tres de la mañana de un lunes, y eso me ha hecho pensar en mañana, y creo que va a ser un martes muy divertido

''¿Adónde van los besos que no se dan? ¿Tú lo sabes? Quizás van a un cementerio de besos. Un cementerio de besos. Un lugar lúgubre lleno de flores marchitas, donde siempre es de noche y donde hay un lago de agua caliente, que se mantiene caliente porque guarda todo el calor de esos besos que no se dan. Caliente, del que sale mucho vapor de agua que pinta la atmósfera de una niebla espesa y baña todo de un olor a humedad, a humedad de cueva. Y si vas caminando se oye un crujir de ramitas en el suelo. El suelo está lleno de ramitas y hojas secas, hojas que deben llevar toda la vida en ese suelo sin vida. También hay un vigilante, para que nadie robe los besos que no se dan. Un vigilante con cara de enanito infeliz, con las botas roídas, la ropa vieja y una pala en la espalda. Y todo el cementerio está rodeado por una verja altísima, y robinada por el desgaste masivo de la humedad del lugar. Y si tocas el robín te pintas la mano de un polvo molesto que a mi me daría tiricia, seguro. La cosa es que no se trata de un cementerio convencional, en el que se pueden visitar a los difuntos, aquí no. No se pueden visitar los besos que no se dan, porque son como oportunidades perdidas y las oportunidades perdidas ya no se vuelven a ver nunca más.

En el pabellón A están los besos dulces, en el pabellón B están los besos apasionados, en el pabellón C están los besos a familiares y amigos, y en el pabellón D...no lo sabe nadie lo que hay allí, es un sitio prohibido. Yo creo que en el pabellón D están los besos prohibidos y los besos robados, aquellos besos castigados por el que los delata y el chivato que los anuncia. Aquellos besos que han sido condenados a la eternidad en el cementerio de los besos que no se dan y condenados a que nadie nunca vuelva a saber nada más de ellos. Es triste imaginar ese cuadro. Imagínate que un día vas al supermercado y te encuentras latas de besos en conserva, quien sabe. A mi ya nada me sorprende de este mundo capitalista. Lo último que quedaría por hacer sería el comercio de besos ilegales, qué gracia...sería un buen negocio!''

11/18/2012

Yo también creo que todos tenemos un sueño aparcado en el ático de arriba. algunos lo escondemos, otros lo exhiben, y el resto puede que ni sea consciente de ello, pero la utopía sigue ahí. Conozco a más de uno que daría esta vida y las cien siguientes por convertirse en un exitoso director de cine. me conmueven los que divagan con lograr un futuro donde se les reconozca como brillantes escritores, ilustres filósofos, ensayistas de categoría o críticos intachables. soñadores que se dejan la piel y las ganas pintando sueños en forma de cuadros, y cuadros en forma de sueños. músicos que le dedican horas y horas a su instrumento, ya sea en un sótano cutre de barcelona o el mejor conservatorio de madrid. admiro por partes iguales a los cien mil aspirantes a actores y actrices, galanes y féminas que darían lo que ni ellos saben por hacerse un hueco en un mundo tan grande, pequeño, fanático, duro y precioso. pero no me quedo en el mejor de los mundos, no me quedo en el mundo artístico. también me refiero a los matemáticos, ingenieros, médicos, abogados y demás profesiones mundanas. Ilusos, visionarios, idealistas de cualquier género, tipo y clase que aspiran a llegar a la cima más alta del arte que están alimentando. les veo, me veo, con el pasado a cuestas y el futuro a rastras, con los ojos inquietos, con la mirada achispada, con los vaivenes, los pasos en falso, los que diste bien creyendo dar mal e inversamente. las rimas que sacuden las coincidencias, la ilusión que cobra sentido e incluso la poca lógica en ésta confianza. me gustan porque los verdaderos no están convencidos de su éxito, los reales nunca tendrán la plena confianza de su éxito o su fracaso, por muchas derrotas o muchas victorias. porque el talento es como la suerte, sólo se les reparte a algunos. a los quijotes del siglo veintiuno.  

11/14/2012

c'est la vie, chapitre XXXXXI

Hace unos días un chico de clase me preguntó: oye luci puedo hacerte una pregunta personal? (yo pensé me la vas a hacer de todas formas) y me dijo no te enfades, pero tus padres están divorciados?  le dije que sí y me dijo que si fue con catorce años. como la historia es mucho más complicada de lo que yo misma podría explicar o entender, eché la vista atrás y pensé que sí, que más o menos tendría catorce. el chico es un poco peculiar y le ha dado por hacer lo que él llama análisis de gente. Aunque sigo sin entender su propósito, es curioso que acierte en más de uno. Enfin, ahí se queda como una anécdota más sin argumentar en un blog cualquiera de una chica a la que le sale humo por la cabeza

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo

''Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie''
(bueno, sin egocentrismos)
welcome to this blog!

11/11/2012

LAS VUELTAS DE TUERCA DE COLOR AMARILLO

las reglas del juego no han cambiado, pero sí el objetivo. ya lo dije, y ya lo oímos,
la vida no es sólo las películas que guardas de ella 
sino también lo que hiciste para conseguir la mejor cámara que pudiera grabarlas.
y aquí llega el super ocho. aquí se empieza a rodar con super ocho. feliz domingo

''Los discursos sobre la libertad del individuo. La libertad de ser como clavija redonda en el agujero cuadrado''

''Estábamos en 1984 y teníamos veinte años, Madrid tenía veinte años, España tenía veinte años y todo estaba en su sitio, un pasado oscuro, un presente luminoso, y la flecha que señalaba en la dirección correcta hacia lo que entonces creíamos que sería el futuro. Aquél fue nuestro riesgo, y nuestro privilegio''

MENOS NOSTALGIA 
MÁS VIDA

11/07/2012

Y tu mamá también, 2001 by Alfonso Cuarón

 ''Luego alcancé a comprender que el tiempo nunca se gana, y que nunca se pierde, que la vida se gasta, simplemente''

11/06/2012

Noviembre llega de color rojo,

Cuando mi profe de francés nos habló por primera vez de Sartre le odié. No a mi profe de francés, a Sartre digo. El marti es el mejor profe que he tenido nunca, y no sabéis cuánto siento que algunos nunca podáis comprobarlo. Pero sin sentimentalismos. recuerdo que fue un martes y recuerdo que volví a casa con mal cuerpo, cabreada, cansada y con esa desazón de no entender el puto existencialismo que ya había descubierto leyendo ''le deuxième sexe'' de beauvoir-que por cierto fue feminista y una mujer admirable-. Yo por entonces tenía un ego mucho mayor que el que tengo ahora, y no entendía aquello de que sólo tomásemos conciencia de nuestra existencia con la mirada del otro, me rebotaba que para discernir nuestra propia realidad necesitásemos a toda costa un visado del otro. El marti nos habló de la famosa frase ''l'enfer c'est les autres'', aquello de que el infierno eran los demás y la famosa escena de los tres encerrados eternamente, condenados a soportarse de por vida. y yo no entendía cómo podía aquello considerarse un infierno. Por ende me resultaba penoso y angustiante asumir la visión pesimista de una vida que carecía de sentido, una vida que sólo lograba concebir el sentido que nosotros mismos pudiésemos darle. El tipo decía que teníamos que proyectar una vida que dependería únicamente de nuestras decisiones porque era lo único que nos quedaba y lo único cierto. Y es que he aquí el mayor horror de la filosofía de este hombre: la independencia como primer y último capítulo. Asique con dieciséis años me encontré con un tipo de gafas que decía no sólo que existimos únicamente en la medida en la que nos realizamos sino que la propia acción es nuestra entera responsabilidad. Manda a la basura cualquier posibilidad de destino, señales, influencias y demás factores ajenos. échalos a perder porque nunca existieron y lo único que realmente cobra importancia o materia eres tú. Tú como exclusivo responsable de tus actos y propiedad de la enorme masa social humana. A mí esto me acojonó. me dió qué pensar en muchos días y muchas situaciones y alguna que otra noche. pero tenía dieciséis años y muchos otros asuntos más livianos como chicos, amigas, conciertos, viajes, peleas, padres y demás historias propias de una adolescente de cualquier parte del mundo. el caso es que Sartre no me gustó porque no llegué a entenderlo (y ésto no me extraña porque creo que Sartre es uno de los filósofos que una logra entender con la experiencia y el tiempo y por más que te empeñes es así y no vas a conseguir entenderlo cuando tú pretendas) Asique como no me gustó ni lo entendí lo desheché. me leí la nausée y les chemins de la liberté por obligación y me negué a abrir ninguno más.
Ahora vivo en Barcelona tengo diecinueve años y, casualidades de esta vida, me topé en octubre con el muro. El muro es un libro de Sartre. no me encontré con él en ninguna librería con olor a libro viejo ni en una preciosa estantería. Lo compré en un puesto cutre de un mercader ambulante que encima me lo quiso vender en catalán y tuve que rebuscar para encontrar el puñetero libro en castellano. Ni yo misma sé porqué lo compré odiando tanto al autor. Sería porque costaba 2 euros y me recordaba a cuando verdaderamente estudiaba cosas literarias. El caso es que lo leí y volví a encontrarme como tantas otras veces con la lucía del pasado mezclada con la del presente. en esto coincido con lucía etxebarría, que dice que siente que en ella hay una multitud de lucías. Entre ellas una lucía sociable y alegre y una lucía depresiva e inestable. 
el caso es que leyendo el muro sentí un agujero blanco-que no negro-en el estómago. Sartre tiene esa virtud o ese defecto, no sabría decir, de dejarte en medio de la nada, como de un domingo sin nada qué hacer se tratase, como esperando de la nada un todo, como la llegada del lunes o del tedio, o el fin de unas vacaciones o aquellas etapas en el limbo, el paso de niña a adulta, o instituto a universidad, o yo qué sé. Pero mientras lo leía me sentí mucho más cercana a aquel jodido existencialismo que tanto odiaba. de pronto iba a ser que el tipo de gafas tenía algo de vida y razón en el cuerpo. que dependemos de los otros tanto como de nosotros mismos, que existimos en constancia del resto. que los ojos que nos miran se convierten en los nuestros propios, que sudando ríos de tinta escribimos lo que nosotros mismos negamos, que independencia se confunde con control y que a menudo control roza la obsesión. que nos quedamos quietos, a veces tan quietos que da miedo. Que los muertos no sólo son los que están bajo tierra, y que yo conozco a muchos vivos que llevan años moribundos perdidos. que estamos en una crisis pero de valores y sueños. que nos comemos los unos a los otros. que nos quejamos de más, nos quejamos de VICIO (sí angel tenías razón, nos quejamos demasiado). Y yo creo, pese a que ahora esto suene un poco surrealista, que la teoría de Sartre es muy verídica. normal que de miedo. da miedo porque es real, es tan real como la vida misma. Es la filosofía más palpable que he leído en años, de innegable resulta angustiante. pero dentro de todo ello, se basa en libertad. la propia filosofía va por libre. yo creo que la base del existencialismo de sartre es que deberíamos asumir que nos tenemos a nosotros mismos, con todo lo que ello conlleva. Yo concibo esto como una novela o una película o un cómic si prefieres. Tú naces y vives y vives y vives. Y quien sea que haya creado este set de rodaje llamado tierra era un gracioso de narices, es un director de la hostia, un cínico romántico alegre y pesimista y todo junto. El set es ENORME, estamos rodeados y solos a la vez, y de lo que no somos del todo conscientes es de lo libres que somos para movernos actuar decidir cambiar e incluso morir cuando queramos. dándole el sentido que nosotros queramos darle.

y es cierto que todo esto es muy interesante,  pero no niego que lo será aun más cuando lo hablemos con una botella de vino, y los ojos brillantes, y muchas risas y por supuesto el tocadiscos con pink floyd sonando de fondo. 

11/03/2012

ESTA NOCHE VAMOS A ROCKANDROLLEAR

a mí me gustan las personas que vibran, que dan tumbos por ciudades desconocidas, que cogen vuelos a última hora, que se besan a las tres de la mañana en un portal a oscuras. me gustan con el brillo en los ojos después de beber alcohol y las mejillas rojas y el pelo revuelto y los rizos cayendo. me gustan los que respiran muy fuerte, los que nunca se privan, los que siempre se sacian. me gustan los bailarines, esas personas que dan vueltas y vueltas sin parar, contoneándose sin cansarse incluso en sitios como bibliotecas o museos con directoras súper serias.  me gustan los que te miran de reojo pero no te dicen nada. Los que coquetean en sitios insospechados, personas de cualquier espíritu que se contonean para acariciar su propio ego. me gustan de cierto modo los egocéntricos, los soberbios, los grandes genios que no se presentan como tales. me gustan mucho los que desconocen su talento y se creen gente común. me gustan los que se enrabietan, que hacen el amor, que salen al cine, que sudan de ir a clase para irse a recorrer cien calles, los que no llevan reloj, los que hacen planes de viajes increíbles, los que salen y entran, los que duermen mucho, los que necesitan luz para despertarse. me gustan los literarios, los peliculeros, los de cuerpo presente y mente ausente, los fugitivos, los irresponsables, los desastrosos, los balas perdidas, los platónicos, los soñadores, los cascarrabias que luego son todo lo contrario, los filósofos, los besucones, los graciosos por defecto y los defectuosos graciosos.
me gusta mucho escribir textos malos como éste con la música muy alta, escribir y concebir a todos ellos, a los conocidos, a los desconocidos, a los amigos, a los enemigos, a aquellos con los que hablé una noche a la salida de un local, aquellos con los que no pude lidiar y aquellos con los que me voy esta noche a bailar