x

10/04/2012

que no sepas ni cómo ni cuándo, ni ciento volando, ni ayer ni mañana

Si malena es un nombre de tango, lucía no va a ser menos. Siendo una contradicción en sí misma, es la reina del baile y está fuera de pista. asique lucía es nombre de tango y yo tengo los pies destrozados. los tengo moribundos y a rebosar de heridas, a saciar de roces y fricciones, a rebosar de piel descubierta  que intento disimular con parches. pero ni los parches ni las tiritas ni cualquier otro adhesivo me devuelven las ganas de bailar. porque el circo se repite, y la función me aburre, y los pasos me los sé mejor que la palma de mi mano. podría trazar un enorme mapa del presente con carretera hacia el futuro, podría trazarlo para desdibujarlo y revivir por enésima vez el placer de la calma, de lo plausible, de lo dramáticamente normal. pero el problema es que yo nací siendo reincidente. Yo nací teniendo por constancia la dicha de lo atípico, de lo infrecuente, de la irregularidad en mayúscula. de lo extraño sin punto al final. ayer estuve con un chico que ha tenido que dejar la universidad. ha tenido que abandonar su carrera el tercer año porque no se puede permitir pagarla. Y mientras él me contaba eso yo debería estar en clase. y en cambio ahí estaba yo, en pleno centro de barcelona riéndome de la vida y de mí misma, orgullosa de lo bien que creo que me burlo del sistema y soberbia hasta la saciedad. y mientras él me contaba eso yo pensaba en nuestros bostezos en clase, en las miradas al reloj, en mis propias quejas constantes sobre los temas de mi carrera. mientras él me contaba eso yo pensaba que nunca seré consciente de la puta suerte que tengo de haber nacido en la familia que he nacido. y él me hablaba de miedos y asuntos que por mi cabeza nunca habían pasado. cosas tan sencillas y básicas sobre las cuales yo nunca me he preocupado porque nunca he tenido necesidad de hacerlo. De pronto me dí cuenta de que soy sinónimo de capricho. que dije barcelona y aquí está la niña -se supone que estudiando-. pero es que dije barcelona como podía haber dicho parís o suiza o roma. que hubiese elegido la ciudad que hubiese elegido estaría allí estudiando ahora mismo. y a mi lado tenía una persona que ni siquiera podía estudiar en su propia ciudad. 
Todo esto lo pensé ayer, y hoy ya iba por la calle como si nada. pero sé que el problema no es ése. Ell problema es que yo soy un circo ambulante de cara bonita y mente podrida. el problema es que mis estados de ánimo varían con el cielo el tiempo o los recuerdos en cuestión de segundos. el problema es que yo no sé nada y creo que lo sé todo. que intento cambiar el mundo sin aceptar que formo parte de él, que soy un animal tremendamente social que necesitaría a veces ser invisible, que noto mis ojos cansados, que lo tengo todo y siento que me falta mucho. que voy de liberal cuando sólo soy una niña pija con aires difíciles. y que ni siquiera sé porqué pongo una foto de una taza de café, si yo odio el café.