x

10/26/2012

que los otoños nos doren la piel

los chaflanes de barcelona nos recordarán como quien recuerda a los actores del último corto de trueba.  se partirán de vernos por los suelos, empapados de lluvia hasta los pies, de ver cómo salimos y entramos, de ser testigos de cómo  reímos, de cómo algunos fuman y algunas siguen negándose, de presenciar los bailes despeinados y los cantos improvisados pasada la medianoche. los chaflanes seguirán rememorando el propio recuerdo del bar tequila, del bar de luces rojas, el mejor de toda la ciudad condal. seguirán riéndose de las notitas con corazones y números ficticios e incluso de los contoneos por pura provocación. Yo creo que los chaflanes nos recordarán igual de jóvenes cuando tengamos el triple de edad y seguirán guiñándonos el ojo cuando nos perdamos por entre sus calles, cuando sigamos escuchando música y ésta desfile por todas las sienes y rodando llegue hasta el asfalto. Nos recordarán cuando sigamos escuchando rockandroll y sobre todo cuando sigamos sintiéndolo directo al corazón