x

10/02/2012

Me dijo: ''el ruido de todas las ciudades del mundo no puede tapar el sonido de mis tacones'' y claro, yo no supe qué coño contestar a eso

''Tragué, mentí, olvidé, dejé mi cama perdida de sudor, acepté, convencí, enfermé, pensé, arañé y mordí. Sostuve, me enfrenté, maldije, me tronché, lloré y me olvidaron. Palpité, olvidé, suavicé, perduré, me limpié. Contuve la respiración, defendí una idea. Disfruté, me sacié, maldije un nacimiento, perdí la razón. Perpetué, observé, chupé, me arrastré, curé yo sola mis heridas. Me recobré, volví sobre mis pasos, se soldaron mis huesos en 12 días. Hice grandes problemas de nada, caminé en la arena y con el viento en contra. Robé, mordí, palpité, traicioné, hice trampas y se notaron. Reflexioné. Hice, hice, hice.Y de pronto me detuve, pasé mucho rato quieta. Y allí me quedéConmoví. Perduré. Me alegré. Me olí. Me reconocí. Tuve tiempo. Prometí no hacer lo mismo, hice lo mismo, viví cien veces la misma vida. Usé todos los verbos, busqué en el diccionario verbo a verbo y los había usado todos, menos el verbo morir.
Y me alegré,ya que morir (me parece) no debería ser un verbo.'' Rodrigo García (genio)