x

2/12/2012

«Tenemos un paradigma completamente nuevo, pero lo estamos rompiendo por tratar de encajarlo en nuestros antiguos moldes»


Afán de vida, codicia egoísta, arrolladora, hasta los huesos. 
Se colaba por las rejillas. 
Por los deseos con nombres. Por los viajes. Espíritus libres. El ímpetu de la juventud en su brote más agudo. En su rama más simple.   No existían los ojos, sólo las miradas.
Tímidas, engreídas, traviesas, canallas, audaces. Radiantes de chispa. 
Estallando en tu cabeza, en el botón más iluso del corazón. rebeldes como nunca, saladas como siempre..escupían mañanas sin previo aviso. y se las comían. se comían  a raudales las noches, con adelantos de rabia. Impotencia a pasos agigantados, a lametazos de pura poesía. a besos y a palabras vacías de ilusión.
No puedes contra eso. Asumir que te ganará el pulso, ahora y siempre.
Por muchos ventanales de agallas que conserves en el cajón.  Os hace un café? En nuestro campo y sin café, que hace frío.